BLOG CERRADO

El último que apague las galaxias…

Colección Cartas de amor. Honoré de Balzac

De H. de Balsac a la señora de Hanska, 12 de setiembre de 1845

Recibí al fin su carta…¡Oh, Dios mío! ¿Se sabe lo que es una carta?
Estoy todo tembloroso de felicidad… saber lo que usted hace, dónde está usted, lo que usted piensa, es ahora la felicidad. ¿qué página más bella la de las familias de catedrales y cementerios!...
¡Ah!, usted es la que sabe escribir.

… No me dice usted cómo pasó la frontera prusiana. Está usted segura, ¿no es cierto?, hasta qué punto todas las penas de su corazón son mías; yo no me acostumbro a nada; no cruzo la plaza de la Concordia sin suspirar tristemente. Cuando esté usted en Badén, procure adquirir la buena costumbre de escribirme dos veces por semana. Usted, tan buena, no rehusará hacerlo, ¿no es verdad? No encontrará usted que soy demasiado exigente, demasiado enojoso y demasiado inoportuno. Egoísta, sí lo soy, pero sus cartas son mi vida.

Hasta mañana; tengo que hacer varias diligencias y es preciso que amontone mucho original.



Eva Hanska es recordada como el gran amor de Balsac. A partir de la publicación de La muchacha de los ojos de oro, se acusaba al escritor de impotencia y homosexualidad. Para tranquilizar a su amada, él le envía varias cartas. El conde Hanska descubre dos de ellas.


De: Amores para armar: colección de cartas de amor. Publicación, Buenos Aires: Libros del Quirquincho, 1991. Viola, Liliana (compilador)

No hay comentarios:

 
Ir Arriba